policía o malvavisco

Un coche de policía aparca

en la mitad de esta calle

peatonal

Cuesta de Moyano, Madrid,

en la mismísima boca del Retiro,

esta calle de libreros y de libros,

de Pío Baroja y de

Manuela Carmena.

 

Se bajan del coche

nadie sabe a qué todavía.

Los estamos mirando.

Yo, desde este poema que se hace solo,

sentada encima de una silla

puesta encima de un vacío legal,

rumbo cartel con lema ley,

a toda máquina a pie de calle poesía.

 

Van a comprarse un libro, y,

los estoy perdonando, pero,

aparcan como si fuera suya la calle,

me asaltan los ojos

señores feudales a caballo y,

demasiada gente agachada y,

maldigo los coches vestidos porque sí.

 

Pulso una tecla para escribir

de un golpe y a la primera,

todo el rechazo que fluctúa

(hasta terminar en contra casi siempre)

en esta parte del mercado:

la de los súbditos, los que pagan,

los que han de callar,

pulso una letra para, a la primera,

cuando

levanto la vista porque

uno de los agentes

me ofrece

un

caramelo.

Tiene un millón

dentro

de  una bolsa de plástico

que me acerca con su brazo izquierdo.

Muy rápido le digo

que mi mamá me ha dicho

que no acepte nada de desconocidos, y,

se ríe conmigo,

a la salida del colegio

yo nunca encontraba al de la droga

me dice,

y me río con él,

propone violeta o malvavisco

elijo

malvavisco, porque,

desconozco el dulzor y la palabra,

tampoco somos todos así, ha dicho,

y por eso, también le he dado las gracias.

 

Me enseña El Quijote para niños que

tenía encargado para sus hijos,

habla de entradas, de Sónar, de Barcelona,

mientras me callo y me caigo

y me alegro y el poema va cambiando.

 

La verdad al final

siempre chilla lo suyo,

es,

la única autoridad que siempre encuentra la manera

es buena ley tenerle ley y no oponerse,

agachar con la inflexión

exacta la cabeza,

reconocer que,

cada uno okupa el mapamundi lo mejor que puede,

la función funciona

en función del corazón que la impulsa,

mi impulso tenía raíz en la memoria de los hechos,

los hechos trajeron a la memoria

la mejor raíz de todas

la de que la vida, belleza,

la de que la vida  al final, siempre se rescata sola.

Nuestra única función es

no obstruírla el paso, limpiar lo propio y,

por eso

mi única función ahora

es

terminar

este

poema.

EL sol en la cara. 2016.  

 

                                                                                                                                                  siguiente

10 comentarios sobre “policía o malvavisco

  1. Vivo en un pueblito de Guadalajara y los jueves nos reunimos a leer poemas de un autor . Mi autor mañana serás tú y después leemos nuestros modestos poemas. Un día podías escribir un poema a los humildes DI VERSOS de Valdeluz

    Me gusta

    1. Hola Leonor, qué honrada me siento por lo que dices, qué reunión maravilla en vuestro pueblito, vosotros ahí, los jueves. 🙏 ser partícipe de algo así me encanta, cuéntame por favor, y, por supuesto cuando quieras, un poema. Gracias!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s